sábado, 17 de septiembre de 2011





Tras ver unos documentales, y a realizar repaso de mis pensamientos, una llega a muchas conclusiones, tal vez con o sin significación. Pero me paro a pensar, en algo que dejaba claro el documental “las fantasías de la mujer son increíblemente mas románticas, adornadas y llenas de florituras”... ¿no serán entonces mis cuentos una fantasía escrita? Que como no tengo nadie con quien compartir, sencillamente les doy salida por mis dedos, ávidos parlanchines sin freno, libertadores de mi propia existencia. ¿Mis escritos tan solo son un chivo expiatorio donde vuelco mis frustradas complacencias?, Aclaro que en parte puede que lo sean y debo decir sin subrayar ninguna en concreto; todas esas fantasías son mías ya que todas y todos ellos somos yo, cuerpos, sueños, delirios a mi imagen y semejanza.
Que es el deseo si no tan solo un gran anhelo
Que es la ilusión si no un sorbo de aire fresco
Que es la vida si no un sueño imperfecto
Que son mis fantasías si no una salida... una ventana abierta
Aquí en la soledad, a mis ojos llegan microsegundos de escenas flasheadas, imágenes en color o en blanco y negro, relentizadas hacia atrás o hacia a delante, que durante un momento de hastío mezclándome en la música que oigo me hacen volver a recordar... Hechos reales... hechos ficticios... que más da!! Si almacenadas sus imágenes en mi cerebro están.
Son unos labios, un aliento, son un paseo a veces veloz y a veces dulcemente lento, es una efervescencia de los sentidos, una locura pasajera que altera nuestra razón haciendo de su búsqueda, un objetivo tan placentero como razonable.
Sus manos acarician, bordean mi piel, ahondando en mi interior y me dejo vencer en ese sueño que me hace desvanecer, que entrecorta mis pensamientos que jadea mis inquietudes, ese sueño que me hace ser parte de él mientras las respiraciones nos embriagan.
Esa paz que inquieta que me rodea, ese quemazón húmedo entre mis labios que hace que le recuerde, sé que apretando con fuerza las piernas puedo sentirle, está entre ellas y volver a ese instante en mi mente donde agarrada a ese suspiro convulsivo me diluyo vehementemente entre fluidos.
Sudor, flujo y semen, perfumes de un encuentro, excitados, disfrutamos del miedo a ser descubiertos, entrelazados cuerpos, combaten en una danza de coordinados movimientos buscando tan solo el placer.
Degustar, saborear sencillamente devorar esa minúscula fracción de tiempo que nos hace volver a pensar. En que es una fantasía sin conseguir si no una meta por conquistar.
Y todo ello me hace escribirlas cada día, plasmarlas en papel es como hacer mas duradero su placer, ¿¿¿exhibicionismo??? Puede ser una anómala disfunción... Pero también un don. Algo que me hace sentir cada día más viva.
Ver esos documentales me hizo reflexionar, espero no haber causado destrozos con estas palabras. Solo me deje llevar...
Y así pues te paso mis apuntes y reflexiones sobre el tema. Lo del porno domestico, tentador prefiero escribirlo.. (deformación vocacional)
Gracias. un beso.
Puede que dulce, puede que húmedo, puede que temblorosamente tierno pero ante todo, tan solo es un beso.

No hay comentarios:

QUE TE PARECE ESTE BLOG